Cuando la IMPOTENCIA hace mella en nosotros


La impotencia surge de pronto, en un momento de gran desesperación para contigo mismo y tu entorno, ese momento en el que no ves salida a nada, que no vislumbras la luz ni tan siquiera a lo lejos, al final del camino, de tu camino, del que estás caminando ahora mismo percibes un átomo de luz y esperanza, solo la oscuridad te envuelve, le das vueltas y más vueltas, tomas una decisión que crees acertada y al instante tú mismo la destruyes… sabes que no es el mejor momento para tomarlas ya que van a cambiar el turno/ritmo de tu vida y de tus próximos , decisiones que van a alterar el futuro inmediato o quizás lejano, decisiones terribles que sientes que nunca deberías haberlas tenido que tomar, que te alteran, que te deprimen, que hacen que todo lo que has leído y aprendido dejen de importar … piensas; de que me sirve todo lo aprendido, todo lo trabajado, todo lo hallado en mi camino, si ahora en ese preciso instante en el cual debo tomar esa decisión que variara y cambiara mi vida me siento incapaz de hacerlo, afloran mis miedos más profundos, prevalece el temor a equivocarme de nuevo, sé que he de hacer algo, que así no puedo continuar, siento que he de RECREAR mi vida y para ello lo más importantes es que … la IMPOTENCIA no haga mella en mí, dejar que la luz aunque sea tenue aflore ya sea al final o al principio del camino, confiar en mí , en mis capacidades , que las decisiones que tome sean desde la coherencia y conciencia hacia mí y mis capacidades, cuando las tenga bien definidas DECIDIRÉ mi proyecto, tomaré mis decisiones sabiendo que esa IMPOTENCIA seguramente me ha servido para tomarme una pausa, detenerme en mi camino y quitar las malas hierbas dejando el camino libre para sembrarlo de nuevo.



-Gemma Sellarés-

Entradas destacadas
Entradas recientes