¿El daño EMOCIONAL duele tanto cómo el daño FÍSICO?



Sin duda duele, añadiría que duele más. Mucho más, de una manera más profunda, a veces difícil de reparar ya que deja una herida intangible, una huella que se esparce por todo nuestro cuerpo físico y provoca reacciones inesperadas, dolorosas e incomprensibles.


Imagínate que tienes un buen día, que te levantas sonriendo, con grandes y maravillosos proyectos para ese, tu día y de pronto sin previo aviso, alguien te hace un comentario fuera de lugar y echa a perder tu GRAN día. Frases tan simples como …”has engordado” ”hoy no estás bien ¿verdad?””¿cómo es que te has puesto este vestido?” “de verdad, piensas presentar este trabajo” y un largo etc., causan muchos de estos daños emocionales.


Dicen que el cerebro memoriza mejor las interacciones negativas que las positivas, de ahí los estragos que hace en nuestros cuerpos, el físico, el mental y el emocional, siendo la causa y el inicio de otros procesos más dolorosos. Quizás si tomamos nivel de conciencia sobre ello podamos evitar dañar a los demás con alguna de esas frases que solemos decir en nuestro día a día sin reparar en el daño que podemos causar a quienes la reciben y a la vez evitar que esas mismas frases nos lleguen de rebote y nos dañen a nosotros emocionalmente.


¿Empezamos hoy a cambiar nuestra manera de decir las cosas?


-Gemma Sellarés-

Entradas destacadas
Entradas recientes